Augusto de la Torre: ‘El país necesita un programa de ajuste de gasto gradual’ Por: Mónica Orozco. Entrevista a Augusto de la Torre, exjefe del Banco Mundial para América Latina.

¿Por qué cree que la economía ecuatoriana ha caído en una trampa?

La evidencia sugiere que la economía del país ha entrado en un círculo vicioso, porque los desequilibrios que tiene se están reforzando el uno al otro de una manera perversa y eso es lo que constituye una trampa.

¿Cuáles son esos desequilibrios?

Hay tres grandes desequilibrios: fiscal, recesión y pérdida de competitividad.

¿Cómo se retroalimentan?

El desequilibrio fiscal disuade la inversión y eso empeora el problema del crecimiento. La recesión obliga a endeudarse y baja los ingresos tributarios. Eso empeora el problema fiscal. Ecuador se ha vuelto un país caro, donde los salarios medidos en dólares han quedado más altos que los de Colombia. Eso debilita, a su vez, el crecimiento y genera un proceso de deflación; es decir, los almacenes tienen que hacer rebajas para vender sus productos, lo cual afecta a la recaudación tributaria.

¿Cuál es el origen de esos desequilibrios?

Salieron a flote el momento en que cayó el precio del crudo, pero la gravedad de los desequilibrios está asociado a cómo Ecuador administró la bonanza. La caída de los precios de las materias primas golpeó en la misma magnitud a todos los países de la región, pero no todos están tan mal. Perú y Colombia están creciendo. Pero Ecuador entró en recesión y es parte de los países que administraron mal su bonanza. Los casos extremos de esta mala administración son Venezuela, Brasil y Argentina.

¿En qué se evidencia ese mal manejo?

En dos factores. Primero, la fenomenal expansión del gasto público. No hay ningún país en Sudamérica que haya expandido el gasto público como el Ecuador. Históricamente, el gasto era de entre el 20 o 25% de su Producto Interno Bruto (PIB). Desde el 2006 es del 44%. Y, segundo, Ecuador invirtió la bonanza, casi en su totalidad, en infraestructura física (por ejemplo, carreteras), que son activos ilíquidos. Otros países prudentes como Colombia y Chile invirtieron en infraestructura, pero también en ahorros líquidos, sus reservas crecieron y, por eso, tienen una capacidad de amortiguamiento que el Ecuador no tiene. Según el Gobierno, no hubo un salto tan abrupto sino que se incluyó en las cuentas los gastos en subsidios y trabajadores tercerizados que antes no se hacía. En la serie histórica hicimos ese ajuste metodológico para poder comparar. El dato de expansión del tamaño del Estado ya tiene esa corrección.

¿Recurrir a operaciones de liquidez con el Banco Central ayuda a superar los desequilibrios?

Lo que hace es posponer la corrección. Una cosa es endeudarse para posponer la corrección y dejarle el problema al nuevo gobierno y otra cosa para corregir de una manera menos dolorosa y gradual el problema.

¿Cómo salir de esta trampa?

Es difícil salir de ella a menos que haya un programa económico que ataque los componentes de la trampa de manera simultánea. El Ecuador va a tener que corregir el problema gradualmente, en un horizonte de dos o tres años y vamos a necesitar endeudarnos para refinanciar esa transición. Si la corrección es abrupta se va a generar una gran recesión.

¿En qué consiste ese ajuste?

Lo primero es ir reduciendo el Estado. Viendo otros países de la región y la historia del país me parece que un objetivo puede ser reducir el gasto público del 40 al 30% del PIB, y es muy duro. Hay que reducir el gasto en USD 10 000 millones y esto no se puede hacer de golpe. Y hay que ser muy cuidadoso en cómo se recorta el gasto para evitar retrocesos en los avances sociales. El nuevo gobierno tiene que explicar y anunciar cómo lo hará. Si el inversionista no cree que va a haber una corrección fiscal, no va a invertir y, por tanto, no habrá crecimiento y no saldremos de la trampa.

¿Reducir el gasto es suficiente?

También es necesario racionalizar los impuestos como un incentivo para la inversión, pero tratando de no perder recaudación. Analizar la estructura de la deuda del sector público para renegociarla o refinanciarla. Pensar en una reforma laboral, justa y transparente, para recuperar la competitividad, donde el empresario pueda sentarse con sus trabajadores para acordar un ajuste al cinturón en este año y donde el siguiente haya bonos para los empleados.

 

¿Este plan calza en cualquiera de los dos partidos que hoy buscan la Presidencia?

La realidad económica es la misma para cualquiera que gane. Los desequilibrios y la lógica de la trampa es la herencia que nos deja este Gobierno. La pregunta para el elector es: ¿quién de los dos candidatos va a tener el liderazgo político, la credibilidad y los equipos económicos para salir de la trampa?

 

¿Es viable un plan de ajuste?

 

La palabra ajuste se ha politizado. Lo cierto es que hay desequilibrios. En el pasado algunos programas fueron draconianos y llevaron a ajustes abruptos que, en el corto plazo, empeoraron la situación. Por eso necesitamos un programa gradual. Lo segundo es que el plan sea creíble. Se requiere de algún actor externo y el Fondo Monetario Internacional podría ser ese actor. Necesitamos preparar un programa propio, cocinado en casa. Lo que hará el Fondo es apoyarlo para darle credibilidad.

 

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/actualidad/augustodelatorre-entrevista-bancomundial-crisis-economia.html

Lasso creará comisión para reperfilar la deuda; Moreno usará la liquidez del BCE Por: Sebastián Angulo

La deuda pública es uno de los principales retos que deberá asumir el nuevo presidente. El problema, en palabras de ambos candidatos, es que los compromisos del Estado son de corto plazo y se han vuelto costosos (altos intereses). La deuda consolidada del país llegó a USD 27 509 millones, que equivale al 27,3% del Producto Interno Bruto (PIB), en enero de este año. El concepto de “consolidado” se aplica desde octubre del año pasado y es el indicador que, según el Gobierno, es el apropiado para medir la deuda pública del país. Este indicador excluye las obligaciones del Estado con organismos públicos, por ser parte del mismo Estado, como con el Seguro Social o la Corporación Financiera Nacional. Esto le permitió al Fisco ampliar su margen de endeudamiento, cuyo límite legal es del 40% del PIB. Considerando los compromisos con otros entes públicos, la deuda pública agregada sumó 39 382 millones en enero, el 39,1% del PIB. Entre los principales acreedores del país está China con USD 8 272 millones por pagar y los tenedores de bonos. Desde el 2014 y hasta enero pasado se colocaron USD 7 250 millones en bonos estatales en el mercado internacional, con tasas de entre 7,95 y 10,75%. Pero el Gobierno tiene también otras cuentas por pagar que no se consideran deuda. Las autoridades han dicho que para que una operación se registre como deuda debe tener un plazo mayor a un año, pese a que genere intereses. Con este argumento, los USD 5 287,7 millones que ha entregado el Banco Central al Ministerio de Finanzas, a través de operaciones de liquidez, no se consideran deuda aunque sí son obligaciones por pagar. Las preventas petroleras tampoco se consideran deuda. Estas, junto a créditos atados a la venta de crudo han sido un mecanismo de financiamiento desde el 2009. Hasta el 2016, el país recibió USD 10 200 millones por pagos anticipados y 7 970 millones en créditos atados a la venta de crudo. Para Ramiro Crespo, presidente de Analytica Securities, el origen del problema de la deuda es el ‘default’ del 2008. En ese año, Correa tildó de “ilegítimo” a un tramo del pasivo y declaró la moratoria. Ese ‘default’ derivó en la recompra de un tercio de deuda por USD 3 200 millones con descuentos de 65 a 70%, por lo que pagó cerca de USD 900 millones. Esto generó desconfianza en el mercado e influyó para que se encareciera el acceso a financiamiento, añadió el experto. Además, los plazos se acortaron. Por ejemplo, los bonos de deuda interna que colocó el Estado en el 2016 tienen un vencimiento promedio menor a seis meses. En el 2014, antes de la recesión, el promedio llegaba a 6,6 años. Las propuestas de los candidatos Los candidatos del oficialismo, Lenín Moreno, y de CREO, Guillermo Lasso, coinciden en que el país debe reestructurar la deuda pública. Para Moreno, una reestructuración de la deuda es viable porque la economía está en recuperación y se puede acceder a mejores condiciones de financiamiento. Incluso -dijo- hay varios actores internacionales interesados en participar en el proceso, a mejores plazos y con menores tasas. Y esto se podrá concretar en pocos meses. Además, defendió los préstamos de liquidez del BCE a Finanzas y sostuvo que “el Estado no puede permitirse tener recursos públicos ociosos” y que estos “deben usarse”. Añadió que estos recursos no solo deben destinarse a crédito a Finanzas sino también a empresarios y emprendedores, a través de las entidades financieras públicas y privadas. La reestructuración de la deuda será prioridad para Lasso, quien anticipó que buscará mejorar sus condiciones, creando una Comisión de Deuda Pública para reperfilarla. Además, ha señalado que planteará una reestructuración mediante la emisión de bonos a un plazo de 30 años. Lasso ha sostenido que la falta de transparencia y la insostenibilidad son los mayores problemas de la deuda. “Enviaremos a la Asamblea, dentro de los 100 primeros días de gobierno, una reforma legal que permita aplicar un modelo fiscal sostenible y equilibrado para generar ahorro en épocas de bonanza y no afectar al Presupuesto del Estado en época de escasez”, declaró.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/leninmoreno-guillermolasso-liquidez-bce-ministerio.html.

Ofertas económicas de los binomios se centran en empleo, bono y créditos Por: Sebastián Angulo y Mónica Orozco.

Las principales promesas de campaña de los candidatos a la Presidencia tienen que ver con mejorar las cifras de empleo de los ecuatorianos, cambios al Bono de Desarrollo Humano y generar créditos blandos, aunque cada uno plantea mecanismos diferentes para lograr estos objetivos. Si bien la tasa de desempleo se ha mantenido entre el 4% y 5% en el último lustro, uno de los problemas que se debe resolver es la calidad del empleo. El subempleo pasó del 14% en el 2015 al 19,9% el año pasado. En el 2014, antes de la recesión, este indicador estaba en 12,9%. Los candidatos también tienen dos visiones sobre cuál será la política en torno al bono de desarrollo humano (BDH). En enero del 2013 el actual Gobierno inició un proceso de depuración de beneficiarios de esta subvención. En su momento, el Gobierno explicó que la revisión a esta política se debió a la reducción de los índices de pobreza, en un promedio de cuatro puntos porcentuales al año desde el 2006. Como resultado, el número de beneficiarios cayó en más de la mitad entre el 2007 y el 2015 al pasar de un millón a 444 150 en ese período. Otra problemática que está en las agendas de los candidatos es el acceso a crédito para el emprendedor y el sector agrícola. Christian Cisneros, director de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria de Pichincha, dice que el principal desafío para el emprendedor es acceder a capital de riesgo. “En el sector financiero es difícil acceder a crédito porque se exige información de balances, historial crediticio o garantías, que no disponen, lo cual marca una diferencia con empresas en marcha. Las propuestas de los candidatos Ambos candidatos presidenciales ofrecen crear un millón de empleos en cuatro años, aunque difieren en los mecanismos que utilizarán. Guillermo Lasso, candidato por Creo, dice que lo hará a través de la eliminación de 14 impuestos y de incentivos al emprendimiento. El candidato no ha mencionado cómo compensará esta reducción de ingresos. También plantea suprimir trabas y trámites burocráticos con el programa Tu empresa en un día. El candidato del oficialismo, Lenín Moreno, sostiene que generará 250 000 empleos al año. Para lograrlo no es partícipe de reducir impuestos sino que plantea estabilidad e incentivos tributarios para el sector productivo. También emprenderá reformas para simplificar el sistema tributario. Aunque ha cuestionado las propuestas de reducir impuestos, Moreno dice que bajará impuestos para la clase media, aunque no precisó cuáles. En los cinco primeros días de su gobierno conformaría un consejo consultivo tributario, con sectores de la sociedad para lograr un acuerdo nacional por el empleo, la inversión y el emprendimiento. “Decidiremos en conjunto las acciones en materia fiscal para reactivar la economía”. A esto se suma un plan para entregar 325 000 casas en cuatro años y así generar 75 000 plazas laborales. Frente al BDH, las políticas de los candidatos son dispares. Lasso prevé insertar al mercado laboral a los beneficiarios del BDH. Para ello planteará incentivos tributarios para empleadores que contraten a beneficiarios del subsidio. Moreno ofrece subir esta subvención de USD 50 a 150 para proteger a familias de extrema pobreza,aunque no explicó cuánto costará ni cómo lo financiará. Promete fortalecer las capacidades productivas de estas familias, con crédito y asistencia técnica. Sobre el acceso a créditos y el apoyo al emprendedor, el candidato de Creo ha señalado que dará créditos a 30 años plazo y al 1% de interés para pequeños agricultores y ganaderos. Lasso también ha mencinado la creación de la Ley del Primer Emprendimiento. ​ Moreno propone el Banco del Pueblo, una nueva entidad que a “corto plazo” no cobre intereses, pero si los plazos son más largos se analizará plantear el 1% o 2% de interés. Una de las recientes ofertas de Lenín Moreno es construir un tren magnético rápido para Guayaquil, en coordinación con el Municipio. Este Diario consultó a ambos candidatos detalles sobre cómo financiarán sus propuestas, pero aún no han respondido.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/actualidad/propuestas-economicas-candidatos-guillermolasso-leninmoreno.html

El papel del Estado en la economía diferencia a las dos candidaturas Por: César Augusto Sosa

La propuesta de Alianza País en el 2007 fue transformar radicalmente el país, recuperar el Estado, reactivar la producción, aplicar salarios dignos, generar empleo para jóvenes, una inserción inteligente en el mundo, potenciar el mercado interno, soberanía alimentaria, redistribución de la tierra, buen vivir. El denominador en todas esas propuestas fue el papel del Estado, sea como regulador o como ejecutor de obras. Al declararse varios sectores como estratégicos, el Estado asumió el manejo directo de la electricidad, el petróleo o las telecomunicaciones, lo cual implicó grandes inversiones en esos sectores. Inicialmente los recursos provinieron de los fondos petroleros ahorrados en anteriores gobiernos, de las exportaciones de petróleo y de una mayor recaudación de impuestos, producto de una combinación de mejor gestión y mayores tasas impositivas. El inicio del Gobierno coincidió con un período de altos precios del crudo: USD 60 por barril, el doble de lo que había registrado el país desde el inicio de la dolarización. Y alcanzó su máxima cotización en el 2012, cuando bordeó los 100. Con mayores recursos, el Régimen pudo emprender en grandes obras de infraestructura: hidroeléctricas, carreteras, aeropuertos, escuelas, hospitales, puentes, etc., lo cual dinamizó la construcción, el comercio y el consumo en general, gracias a la mayor inversión pública. El peso del gasto público en la economía pasó del 24% en el 2006 al 44% en el 2013, lo cual era insostenible, como en efecto sucedió cuando el precio del petróleo empezó a caer. Durante el período de bonanza también se pudo aumentar los sueldos en la burocracia, contratar más personal y aumentar el número de instituciones públicas. El salario básico en el sector privado creció a una tasa promedio del 11% hasta el 2012 y siempre por encima de la inflación. La apertura comercial quedó en un segundo plano, debido a que la bonanza económica le permitió al Régimen concentrarse en el mercado interno, limitar las importaciones para proteger la producción nacional y la salida de dólares, además de postergar la firma de un acuerdo de libre comercio, debido a diferencias internas. El escenario cambió desde el 2014, cuando el precio del petróleo empezó a caer y el Gobierno emprendió un endeudamiento agresivo para mantener el nivel de gasto público. El efecto fue una caída en la inversión pública y la actividad económica. Las propuestas de los candidatos El oficialismo propone un Estado que siga participando en las áreas estratégicas de la economía y que facilite la transformación productiva, el emprendimiento y el empleo de calidad, con diálogo permanente y acuerdos con todos los sectores de la sociedad ecuatoriana y con el sector privado. Las funciones indispensables del Estado son salud, educación, seguridad y defensa y justicia, donde se ubicó “el 97% de los servidores públicos que ingresaron el Gobierno Nacional desde 2006”, según Alianza País. “No realizaremos recortes, garantizaremos estabilidad a los servidores públicos y les ofreceremos sistemas permanentes de capacitación y mejoramiento profesional”. También propone reformas para lograr un Estado más eficiente, con más calidad en los servicios públicos, simplificación de tramitología. Por su parte, Creo propone reactivar el aparato productivo basado en principios de una economía libre y competitiva bajo un Estado de Derecho, con reglas claras y un Gobierno facilitador de oportunidades para todos. “De esta forma dinamizaremos el ahorro, la inversión privada y el consumo de los hogares para crecer a tasas del 5% anual a partir del 2021 de manera sostenida”, señala el plan de Trabajo de Creo. “Queremos un Ecuador justo, próspero, y solidario. Proponemos un modelo de desarrollo abierto, que permita a los ecuatorianos vivir y producir tranquilos. No creemos en un Estado controlador, creemos en un Estado veedor que cumpla su rol fundamental de proteger a los sectores más vulnerables. Un Estado que debe prevenir y sancionar abusos pero debe hacerlo sin desconocer los legítimos anhelos personales de estudiantes, padres, emprendedores, artistas, de todos los ecuatorianos”.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/elecciones-economia-gasto-candidaturas.html.

La subida de tasas de la Reserva Federal de EE.UU. trae cuatro efectos Por: Sebastián Angulo

El miércoles 15 de marzo del 2017, la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) subió las tasas de interés hasta el rango de entre 0,75% y 1%. La medida tiene un efecto a escala global y, en el caso específico de Ecuador, podría tener cuatro consecuencias. Esta es la tercera vez que la Fed sube las tasas de interés luego de la crisis ‘subprime’ o de las hipotecas del 2008-2009, que surgió en EE.UU. y afectó a todo el mundo. Durante casi una década, las tasas se mantuvieron bajas y el crédito estuvo disponible a costos extremadamente reducidos para recuperar a la economía estadounidense. Pero la economía de EE.UU. ya presenta señales de recuperación, como la caída de la tasa de desempleo, por lo que la Reserva Federal cree que es hora de subir las tasas para controlar la inflación. “El mensaje sencillo es que la economía se está comportando bien”, apuntó Janet Yellen, presidenta de la Fed. Pero no solo EE.UU. subió sus tasas de interés. Varios bancos centrales reaccionaron a la decisión de la Fed. China, principal prestamista de Ecuador, siguió los pasos de Estados Unidos y aumentó ayer en un 0,10 puntos sus tasas en el mercado, mientras los demás bancos centrales mantuvieron sin cambio su política. Comenzando por el Banco de Japón (BoJ), que reiteró su voluntad de continuar con ello “el tiempo que sea necesario”, para alcanzar su objetivo de alza de precios en un 2%. Lo mismo ocurre con el Banco de Inglaterra (BoE), que dejó su tasa principal a un nivel históricamente bajo desde agosto pasado, cuando aligeró su política monetaria para hacer frente a los posibles efectos en la economía del Reino Unido de la decisión de los británicos de salirse de la UE. El Banco Nacional Suizo (BNS) y el de Noruega tampoco hicieron cambios, al igual que el Banco Central Europeo. Para Roberto Palacios, profesor de Finanzas Internacionales y Macroeconomía de la Escuela de Negocios de la Escuela Politécnica del Litoral (Espae), el impacto principal se sentirá en los costos de los créditos para los Gobiernos como la banca y las empresas en los mercados internacionales. Otro de los posibles efectos es la apreciación del dólar, que afectaría en la competitividad de las exportaciones ecuatorianas y, por otro lado, las importaciones de otros países con monedas depreciadas ­podrían resultar más baratas. Deuda más onerosa Con la subida de las tasas de interés, a decir de Santiago Mosquera, profesor de la USFQ Business School, existirá un incremento marginal en el costo del endeudamiento si un país requiere emitir bonos en el mercado internacional. Pero esto no solo impacta al Estado. Las tasas de interés de cualquier producto financiero en el exterior se encarecen, precisó el catedrático. En el caso local, según Mosquera, este incremento de las tasas de interés tendrá incidencia en los bancos que se financien en el extranjero para ofrecer créditos a sus clientes. Y es probable que esos costos se trasladen al cliente final. No obstante, Mosquera aclaró que la mayoría de bancos nacionales se financian localmente y que el incremento sería mínimo, debido a que el Banco Central del Ecuador fija techos en las tasas de interés para el mercado nacional. Un dólar más fuerte Con la subida de las tasas de interés, a decir de Santiago Mosquera, profesor de la USFQ Business School, existirá un incremento marginal en el costo del endeudamiento si un país requiere emitir bonos en el mercado internacional. Pero esto no solo impacta al Estado. Las tasas de interés de cualquier producto financiero en el exterior se encarecen, precisó el catedrático. En el caso local, según Mosquera, este incremento de las tasas de interés tendrá incidencia en los bancos que se financien en el extranjero para ofrecer créditos a sus clientes. Y es probable que esos costos se trasladen al cliente final. No obstante, Mosquera aclaró que la mayoría de bancos nacionales se financian localmente y que el incremento sería mínimo, debido a que el Banco Central del Ecuador fija techos en las tasas de interés para el mercado nacional. Menos competitividad A escala regional, un dólar más fuerte abarata y fomenta las exportaciones de países como Argentina, Chile, Colombia o Perú. Pero en el caso de un país dolarizado como Ecuador esto significa que sus productos seguirán encareciéndose; lo cual implica una pérdida de competitividad. Cristian Espinosa, expresidente de la Cámara de Comercio Ecuatoriano Americana (Amcham), explicó que en la medida que el dólar se vaya fortaleciendo en este año, las exportaciones perderán competitividad. Para Espinosa, los productos que menos competitividad perderán serán los que tengan mayor componente extranjero, debido a que pueden adquirir partes, piezas o insumos de mercados emergentes con monedas depreciadas, es decir, a menor precio. En cambio, con un dólar fortalecido, los productos agrícolas podrían verse más afectados. Compras se abaratan Un dólar más fuerte y la depreciación de las monedas de países vecinos como Perú, Colombia o Chile abaratarán las importaciones para el consumidor ecuatoriano. Actualmente existen restricciones para el ingreso de productos -como las salvaguardias- pero estas terminarán en junio próximo. Otro efecto de la depreciación de las divisas regionales es la reducción de los costos de servicios, con lo cual se impulsan sectores como el turismo en esas naciones. Felipe Cordovez, presidente de la Asociación de Importadores de Licores, aseguró que cuando las monedas regionales se deprecian, el efecto en la reducción de precios en esos países no es inmediato. Si la tendencia de depreciación se mantiene en el largo plazo, los precios pueden bajar, pero cree que hay una incidencia mínima en el país por los impuestos y aranceles vigentes.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/subida-interes-fed-dolar-economia.html.

Los buenos chimbadores Por: Vicente Albornoz Guarderas

Son dos personas gracias a las cuales hay segunda vuelta. Porque son ellos los que impidieron que Moreno, teniendo más del 40% en la primera vuelta, también tenga una diferencia de más de 10 puntos con Lasso. Y se puede demostrar, (estadísticamente y bajo algunos supuestos), que tanto Paco Moncayo como Iván Espinel fueron claves para que se dé una segunda vuelta. Sin ellos, muy posiblemente, ya tendríamos un presidente electo. En resumen, Moncayo y Espinel, si bien le quitaron muchos votos a Lasso, también le quitaron algunos votos a Moreno. Sin Moncayo o Espinel, Moreno hubiera superado el 40%, sin que Lasso pueda reducir su distancia a menos de 10 puntos. Mientras tanto, dado que Viteri y Bucaram le quitaron muchísimo votos a Lasso y poquísimos a Moreno, si alguno de ellos no hubiera terciado en la primera vuelta, la distancia hubiera sido menos de 10 puntos. La forma de sustentar “estadísticamente” lo afirmado es juntar los votos de la primera vuelta y los resultados de la última encuesta de Cedatos. En ella, la firma encuestadora no sólo preguntó por quien se pensaba votar en la segunda vuelta, sino también por quién se había votado en la primera. De esa manera, se puede ver la intención de voto para la segunda vuelta de quienes, por ejemplo, ya votaron por Paco Moncayo. Según Cedatos, el 44% de esos votantes de Moncayo planean votar por Lasso, el 23% por Moreno y el 33% estaría pensando en anular o votar en blanco. Con eso se puede hacer el siguiente supuesto: si Moncayo no hubiera sido candidato en la primera vuelta, muy probablemente el 44% de sus votos hubieran ido (en la misma primera vuelta) a Lasso, el 23% a Moreno, etc. Ese es, evidentemente un supuesto fuerte, pero no es descabellado. Y los resultados son interesantes porque se lo puede aplicar a los seis candidatos que no clasificaron a la segunda vuelta. Así, resulta que, si Moncayo no hubiera sido candidato, Moreno hubiera tenido 41.8% y Lasso 31,7%, o sea, con las justas, más de los 10 puntos de diferencia y ya tendríamos presidente electo. De los votantes de Espinel, Cedatos predice que 44% hubieran ido a Lasso, 34 a Moreno y 22% a nulos y blancos. De no haber sido candidato en la primera vuelta y con los mismos supuestos anteriores, Moreno hubiera tenido 40,7%, Lasso 29,7% y tampoco sería necesaria una segunda vuelta. Haciendo los mismos cálculos para Cynthia y para Dalo se llega a que si no hubieran sido candidatos, igual habría habido una segunda vuelta porque la distancia entre los dos finalistas hubiera sido mucho menos que los 10 puntos que define la absurda norma constitucional. En resumen, Paco e Iván le chimbaron a Lenín el triunfo en la primera vuelta y nos dieron más tiempo a los ecuatorianos para escoger mejor quién será el próximo presidente. Y eso esbueno.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/opinion/losbuenoschimbadores-opinion-columna-columnista-vicentealbornozguarderas.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

EL MERCADO LABORAL EN ECUADOR Por. Alberto Tassara Sancho

El indicador más utilizado en el mercado laboral es la tasa de desempleo, que es el porcentaje de la población desempleada sobre la población económicamente activa. En Ecuador este indicador entre diciembre del 2015 y diciembre del 2016 tuvo el siguiente comportamiento.

 

Tabla 1
Indicadores de Población y Mercado Laboral
CONCEPTOS Dic- 2015 Dic-2016 Diferencia
Población Económicamente Activa 5.129.995 5.318.281 188.286
Desempleo 289.681 346.612 56.931
Tasa de Desempleo (porcentaje) 5,6 6,5
Tomado de: INEC, 2017

 

 

Se aprecia que la tasa de desempleo, sufre un incremento, pero que, en general, se puede decir que su nivel es relativamente constante y no demasiado preocupante. Se podría afirmar, desde esta perspectiva, que el mercado laboral se ha mantenido relativamente estable durante el 2016, pese a la recesión económica, que nos muestra un decrecimiento de la producción (medida a través del PIB) en los tres primeros trimestres, al compararlos con los mismos trimestres del 2015. Usualmente, una baja tan pronunciada en la producción debería haberse reflejado en un aumento, significativo, del desempleo, cosa que no ha ocurrido.

¿Cuál es la razón de esta aparente incongruencia? Radica en las formas de medir el empleo, que han cambiado en los últimos años. En este documento trataremos de resumir las razones que nos llevan a afirmar que la tasa de desempleo ha dejado de ser el indicador más relevante en el mercado laboral y que debemos recurrir a otros indicadores que si nos muestran un fuerte deterioro del mercado laboral durante el 2016, que es compatible con la caída de la producción antes mencionada.

Empecemos por mostrar algunas definiciones (INEC, 2017):

“Población en Edad de Trabajar (PET):  Comprende a todas las personas de 15 años y más.

Población económicamente inactiva (PEI): Son todas aquellas personas de 15 años y más que no están empleadas, tampoco buscan trabajo y no estaban disponibles para trabajar. Típicamente las categorías de inactividad son: rentista, jubilados, estudiantes, amas de casa, entre otros.

Población económicamente activa (PEA): Personas de 15 años y más que trabajaron al menos 1 hora en la semana de referencia o aunque no trabajaron, tuvieron trabajo (empleados); y personas que no tenían empleo pero estaban disponibles para trabajar y buscan empleo (desempleados).” (INEC, 2017)

Por lo tanto, se dan las siguientes relaciones:

1.-        PET = PEA + PEI

2.-        PEA = Empleados + Desempleados

De las definiciones anteriores se deduce que la definición de empleo es:

“Personas de 15 años y más que trabajaron al menos 1 hora en la semana de referencia o aunque no trabajaron, tuvieron trabajo (empleados);..”(INEC, 2017)

Y la definición de desempleo es:

“Personas de 15 años y más que, en el período de referencia, no estuvieron Empleados y presentan ciertas características: i) No tuvieron empleo, no estuvieron empleados la semana pasada y están disponibles para trabajar; ii) buscaron trabajo o realizaron gestiones concretas para conseguir empleo o para establecer algún negocio en las cuatro semanas anteriores.” (INEC, 2017)

Se observa que para ser categorizado como desempleado se debe no haber trabajado ni siquiera 1 hora en la semana de la encuesta, y haberse dedicado exclusivamente a buscar empleo. De la misma manera para ser categorizado como empleado basta con haber trabajado 1 hora en la semana de la encuesta.

De acuerdo con estas definiciones, lo más probable es que una persona que pierda su trabajo no pase a la categoría de desempleado si no que se mantenga en la categoría de empleado, para lo cual es suficiente con trabajar 1 hora o incluso no trabajar nada pero declarase como empleado.

 

Si pensamos en un ejemplo, un trabajador que pierde su empleo, probablemente desarrollará alguna actividad además de buscar trabajo. Por ejemplo, puede cuidar o lavar autos u ofrecer el servicio de lavar los parabrisas de los autos en las esquinas, además de buscar un empleo estable. Esto, según la definición sería suficiente para declararlo empleado y no incluirlo en el desempleo.

Lo anterior quedará más claro si vemos las categorías, y cifras del empleo, para diciembre del 2015 y diciembre del 2016, que se muestran en la Tabla 2

 

 

 

 

Tabla 2
Cifras de Empleo
CONCEPTOS Dic- 2015 Dic-2016 Diferencia
1.- Población con Empleo 4.840.314 4.971.669 131.355
1.1.- Empleo Adecuado/Pleno 2.772.286 2.533.751 -238.535
1.2.- Subempleo 653.874 1.001.485 347.611
1.3.- Empleo no remunerado 218.673 258.945 40.272
1.4.- Otro empleo no pleno 1.152.517 1.163.990 11.473
1.5.- Empleo no clasificado 42.964 13.498 -29.466
Tomado de: INEC, 2017

 

Se observa que se distinguen 5 categorías de empleo, de las cuales sólo una, el empleo adecuado/pleno, se puede considerar como deseable o indicador de un buen funcionamiento del mercado laboral, en tanto que las otras implican algún grado de precariedad u otras características no deseables del empleo.

Con base en lo anterior podemos dividir el empleo en dos grande categorías, tal como se muestra en la tabla 3

Tabla 3
Cifras de Empleo
CONCEPTOS Dic- 2015 Dic-2016 Diferencia
1.- Población con Empleo 4.840.314 4.971.669 131.355
1.1.- Empleo Adecuado/Pleno 2.772.286 2.533.751 -238.535
1.2.- Empleo No  Adecuado/Pleno 2.068.028 2.437.918 369.890
Tomado de: INEC, 2017

 

En la tabla 3 se ha dividido el empleo en Adecuado y No Adecuado, estando este último compuesto por las categorías (1.2) a (1.5) de la Tabla 2.

Se puede entonces decir que cuando una persona se queda desempleada pasara a formar parte de las filas del desempleo o, lo que es más probable, del empleo no adecuado.

Un indicador más adecuado del funcionamiento del mercado laboral, sería entonces el porcentaje de la población Económicamente Activa (PEA) que significan las personas que están desempleadas o con un empleo no adecuado, lo que se muestra en la Tabla 4.

Tabla 4
Indicadores de Población y Mercado Laboral
CONCEPTOS Dic- 2015 Dic-2016 Diferencia
1.- Población Económicamente Activa 5.129.995 5.318.281 188.286
1.1.- Empleo No  Adecuado/Pleno 2.068.028 2.437.918 369.890
1.2.- Desempleo 289.681 346.612 56.931
1.3.- (1.1)+ (1.2) 2.357.709 2.784.530 426.821
1.4.- Tasa de Desempleo y Empleo No Adecuado (1.3/1)*100 46,0 52,4
Tomado de: INEC, 2017

 

Se observa que aquella parte de la población que se inserta en el mercado laboral de una forma “no deseable”, aumentó de manera significativa en el 2016, concretamente en más de 425.000 personas, y significa más del 50% de la población económicamente activa (PEA),lo que si es congruente con la caída de la producción (del PIB).

Otro indicador para el mercado laboral, es el porcentaje del empleo adecuado sobre la población económicamente activa, que se muestra en la tabla No 5.

Tabla 5
Indicadores de Población y Mercado Laboral
CONCEPTOS Dic- 2015 Dic-2016 Diferencia
1.- Población Económicamente Activa 5.129.995 5.318.281 188.286
2.- Empleo Adecuado/Pleno 2.772.286 2.533.751 -238.535
3.- Tasa de Empleo Adecuado (2/1) 54,0 47,6
Tomado de: INEC, 2017

 

Claramente el empleo adecuado/pleno es la forma “deseable” de incorporarse al mercado laboral. Esta forma disminuyó de un 54% de la población económicamente activa en el 2015, a menos de un 48% en el 2016, lo que se tradujo en una destrucción de casi 240.000 empleos adecuados.

Resulta claro, entonces, que la tasa de desempleo, dejó de ser, en el caso ecuatoriano, el mejor indicador para medir el desempeño del mercado laboral, ya que cuando se destruyen empleos adecuados lo que se incrementa con más fuerza es el empleo no adecuado y también el desempleo. La suma de estos dos elementos, o el empleo adecuado son los que mejor  representan el desempeño del mercado laboral. Para el 2016 estos dos indicadores muestran un deterioro importante del mercado laboral, asociado a la caída de la producción.

 

 

REFERENCIAS

 

Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).  Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU), diciembre del 2016. Recuperado de http://www.ecuadorencifras.gob.ec/documentos/web-inec/EMPLEO/2016/Diciembre-2016/122016_Presentacion_Laboral.pdf

en enero del 2017

 

El fin de la luna de miel de Trump con el mercado Por: Nouriel Roubini

NUEVA YORK – Cuando Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos, las bolsas de valores se recuperaron impresionantemente. Los inversores, inicialmente, se embelesaron con las promesas de Trump sobre estímulos fiscales, desregulaciones de la energía, la atención de salud y los servicios financieros, así como fuertes recortes en impuestos corporativos, personales, patrimoniales y de ganancias de capital. Sin embargo, ¿sostendrán los hechos reales de la Trump-economía un aumento continuo de los precios de las acciones?

No es de extrañar que las empresas e inversionistas hubiesen estado felices. Este tradicional acogimiento republicano de la economía del goteo del lado de la oferta favorecerá sobre todo a las corporaciones y a las personas individuales ricas, mientras que no hará casi nada por crear empleos o aumentar los ingresos de los obreros. Según el Centro de Política Tributaria, una institución no partidista, casi la mitad de los beneficios de los recortes de impuestos propuestos por Trump irían a quienes están ubicados en el 1% superior de la distribución de ingresos, es decir favorecerían a quienes perciben los ingresos más altos.

 

Sin embargo, los espíritus animales del sector empresarial pronto podrían dar lugar al miedo primigenio: la recuperación del mercado ya se está agotando, y la luna de miel de Trump con los inversores podría estar llegando a su fin. Hay varias razones para esto.

Para empezar, la expectativa del estímulo fiscal puede haber impulsado al alza de las cotizaciones bursátiles, pero también ha llevado a tasas de interés a largo plazo más altas, lo que perjudica el gasto de capital y a los sectores sensibles a los intereses, como por ejemplo los bienes raíces. Entre tanto, el fortalecimiento del dólar destruirá en mayor medida aquellos puestos de trabajo que son desempeñados típicamente por quienes constituyen la base obrera de apoyo de Trump. El presidente puede haber “salvado” 1.000 empleos en Indiana mediante la intimidación y el engatusamiento de la empresa Carrier, un fabricante de equipos de aire acondicionado; pero, la apreciación del dólar estadounidense desde las elecciones podría destruir casi 400.000 empleos manufactureros a medida que pase el tiempo.

Además, el paquete de estímulo fiscal de Trump podría llegar a ser mucho mayor de lo que sugieren los precios actuales del mercado. Tal como las acciones de los presidentes Ronald Reagan y George W. Bush demostraron, los republicanos rara vez pueden resistirse a la tentación de recortar los impuestos corporativos, de ingresos y otros impuestos, incluso cuando no tienen forma de compensar los ingresos perdidos, ni el deseo de recortar el gasto. Si esto sucede de nuevo durante la administración de Trump, los déficits fiscales aumentarán aún más las tasas de interés y el dólar, y causarán daños a la economía en el largo plazo.

Una segunda razón para que los inversores frenen su entusiasmo es el fantasma de la inflación. Debido a que la economía estadounidense ya se encuentra cerca al pleno empleo, el estímulo fiscal de Trump alimentará la inflación más que el crecimiento. La inflación forzará entonces a la dócil Reserva Federal de Janet Yellen a aumentar las tasas de interés más pronto y más rápido de lo que de otra manera lo hubiera hecho, lo que elevará aún más las tasas de interés a largo plazo y el valor del dólar.

En tercer lugar, esta indeseable combinación de políticas, conformada por una política fiscal excesivamente laxa y una política monetaria restrictiva, restringirá las condiciones financieras, dañando los ingresos de los obreros y sus perspectivas de empleo. La  administración de Trump, que para empezar ya es proteccionista, tendrá que aplicar medidas proteccionistas adicionales para mantener el apoyo de dichos trabajadores, y de ese modo obstaculizará aún más al crecimiento económico y disminuirá las ganancias corporativas.

Si Trump lleva su proteccionismo demasiado lejos, sin lugar a dudas generará guerras comerciales. Los socios comerciales de Estados Unidos no tendrán más remedio que responder a las restricciones a las importaciones de Estados Unidos imponiendo sus propias tarifas a las exportaciones estadounidenses. El consiguiente juego de toma y daca obstaculizará el crecimiento económico mundial y dañará a las economías y a los mercados en todas partes. Vale la pena recordar la forma como la Ley de Aranceles de 1930 de EE.UU., conocida como la Ley Hawley-Smoot, desencadenó guerras comerciales a nivel mundial, mismas que exacerbaron la Gran Depresión.

En cuarto lugar, las acciones de Trump sugieren que el intervencionismo económico de su administración irá más allá del proteccionismo tradicional. Trump ya ha mostrado su voluntad de dirigir sus acciones hacia las operaciones en el exterior de empresas, con la amenaza de gravámenes de importación, acusaciones públicas de incrementos abusivos de precios, y restricciones a la inmigración (lo que dificulta la atracción de talentos).

El Premio Nobel de economía Edmund S. Phelps describió la interferencia directa de Trump en el sector corporativo como un acto reminiscente de la Alemania nazi corporativista y la Italia fascista. En verdad, si el expresidente Barack Obama hubiese tratado al sector corporativo de la forma en la que lo trata Trump, habría sido tildado como comunista; pero, por alguna razón, cuando Trump lo hace, EE.UU. corporativo oculta el rabo entre las piernas.

En quinto lugar, Trump está cuestionando las alianzas de EE.UU., acercándose a rivales estadounidenses, como Rusia, y antagonizando a importantes potencias mundiales como China. Su política exterior errática está asustando a líderes mundiales, corporaciones multinacionales, y a los mercados mundiales en general.

Finalmente, Trump puede aplicar métodos de control de daños que sólo empeoran las cosas. Por ejemplo, él y sus asesores ya han realizado declaraciones verbales con la intención de debilitar el dólar. Sin embargo, hablar es mucho más fácil, y las operaciones basadas en lo que se declaró tienen sólo un efecto temporal sobre el valor de la moneda.

Esto significa que Trump podría adoptar un enfoque más radical y heterodoxo. Durante la campaña, Trump criticó a la Fed por ser demasiado dócil y por crear una “economía falsa”. Y, sin embargo, ahora puede sentirse tentado a nombrar nuevos miembros de la Junta de Fed, quienes sean aún más dóciles y menos independientes que Yellen, con el fin de incrementar el otorgamiento de créditos al sector privado.

Si eso falla, Trump podría intervenir unilateralmente para debilitar el dólar, o podría imponer controles de capital para limitar los flujos de entrada de capital que fortalecen al dólar. Los mercados ya están comenzando a actuar con cautela; es probable que se atraviese por un momento de completo pánico si el proteccionismo y la política monetaria imprudente y politizada precipitan guerras comerciales, guerras de divisas, y guerras de controles de capital.

Sin duda, las expectativas de estímulos, de impuestos más bajos y desregulaciones podrían aún impulsar la economía y el desempeño del mercado en el corto plazo. Pero, tal como la vacilación en los mercados financieros desde la toma de posesión de Trump indica, las políticas inconsistentes, erráticas y destructivas del presidente dejarán sentir sus efectos sobre el crecimiento económico nacional y mundial en el largo plazo.

Traducción del inglés: Rocío L. Barrientos.

 

 

Tomado de:    https://www.project-syndicate.org/commentary/trump-market-honeymoon-over-by-nouriel-roubini-2017-02/spanish

Subempleo se refleja en comercio informal de Quito Por: Patricia Carolina González

A los 12 años hay niños que entran al colegio. Pero también a los 12 años otros menores tienen su primer trabajo, tal vez, el único que ejercerán el resto de sus vidas. Para Jaime Zapata, la calle fue el colegio, la universidad, el trabajo, la vida. Es de Latacunga y llegó a Quito a los 9 años de edad, junto con su familia. Hoy tiene 41 años y desde hace 29 vende productos en los trancones de la avenida República, a nivel del Centro Comercial El Jardín. Actualmente, oferta paraguas -por la época de lluvias-, dice, cargadores y lupas. Pero su historial de mercancías es nutrido, incluso vendió banderas de Ecuador y Perú, en la guerra del Cenepa, en 1995. Su relación con la venta ambulante es de familia. Con 81 años de edad, su mamá aún vende caramelos entre las avenidas De los Shyris y Eloy Alfaro. De 11 hermanos, cuatro se dedican al comercio informal. En total, 16 integrantes de la familia ejercen esta actividad. Sin embargo, Zapata no quiere que la historia se repita con sus hijos. “Yo sufrí bastante. Hay gente que discrimina. Suben los vidrios, porque creen que uno los va a robar. Quiero que se dediquen a otra cosa”. Segundo Guaranda, de 47 años, era agricultor en Guaranda, pero se vino a Quito hace 12 años. Ahora vende agua, cola y helados, con al menos 15 miembros de su familia en la avenida Mariscal Sucre, antes de la entrada del túnel de San Juan. Los Guaranda trabajan de lunes a domingo. Salen de casa a las 07:30, con un seco de pollo o carne y un jugo de desayuno. No vuelven a comer hasta retornar a casa, por la noche; usualmente meriendan sopa. Al igual que Zapata, esta familia, asegura que solicitó permiso a la Alcaldía, pero que se les negó. La regularización de los comerciantes autónomos se ha manejado desde el Municipio con capacitaciones y la entrega de permisos, que son otorgados por las administraciones zonales. Sin embargo, el coronel Luis Montalvo, supervisor de la Agencia Distrital de Comercio, recuerda que según la Ordenanza 280, el comercio autónomo está prohibido en vías públicas. “La presencia del comercio callejero es resultado de la crisis económica, que genera falta de puestos de trabajo”, recalca Montalvo, para quien esta situación va en aumento, junto a una migración interna y la presencia de extranjeros. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos, Quito es la ciudad con mayor tasa de desempleo del país. Para diciembre de 2016 se ubicaba en 9,1%, casi el doble que en diciembre de 2015, cuando se situaba en 4,9%. De igual forma, creció la tasa de subempleo en el mismo período de tiempo, de 5,5 a 13,1%. Susana Herrero, directora del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad de Las Américas, explica que el comercio ambulante es una de las partes fundamentales del subempleo y uno de los grupos que más tiende a crecer cuando el empleo formal decrece. En Quito, la tasa de empleo adecuado pleno disminuyó nueve puntos porcentuales: de 66,5 a 57,6%, de diciembre del 2015 a diciembre del 2016. “El empleo ambulante le da la oportunidad de obtener ingresos a aquellos que acaban de llegar a la ciudad o que perdieron su empleo formal, lo cual es positivo, pero tiene una serie de riesgos: no pagan impuestos, se recurre a la ilegalidad con la venta de comida sin salubridad y aumenta el gasto público en el aseo de estos espacios. Lo ideal sería reubicarlos en otros espacios, como los mercados”, destaca Herrero. De parte de los comerciantes, existe la intención de formalizar su actividad. Un grupo de vendedores de los túneles de la av. Mariscal Sucre formó hace un año la Asociación Saborea al Paso. “El año pasado recibimos 40 horas de capacitación en manipulación de alimentos y servicio al cliente. El permiso está en proceso”, comenta Matilde Baque, secretaria de la Asociación y quien desde hace 18 años vende papas y chifles en la zona. La entrada del Peaje de la autopista General Rumiñahui –administrada por el Gobierno Provincial de Pichincha– es otro punto de concentración de vendedores. En este sitio los comerciantes se asociaron y laboran con la aprobación de la administración del peaje. “Llegamos a un acuerdo con ellos en 2012 para que trabajen. No es permitido que ingresen más personas, así no se les afecta a ellos ni a la circulación vehicular. Están identificados con sus uniformes y mantienen normas de aseo”, comenta Vanesa Hidalgo, directora de la Unidad de Peaje de la Autopista General Rumiñahui. Édgar Minasunta, de 22 años, de Latacunga, es vendedor en la Autopista desde hace cuatro. Su caso es atípico. Minasunta terminó el colegio y sueña con estudiar Administración de Empresas en la Universidad Central. “Estudiaría de noche para seguir trabajando”, cuenta. Por ahora, espera para presentarse nuevamente a la prueba del Senescyt. Para este año, la Agencia de Comercio iniciará con un levantamiento de información sobre los comerciantes autónomos ambulantes con el fin de buscar una solución.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:  http://www.elcomercio.com/actualidad/subempleo-comercio-ventas-vias-control.html

Últimas horas antes del inicio de la ruptura británica con la Unión Europea Agencia AFP

La primera ministra británica Theresa May iniciará esta semana la ruptura con la Unión Europea con la notificación oficial de la salida, la primera de la historia europea y cuyo alcance será profundo. En las próximas horas se decide el futuro del Reino Unido: dará el primer paso para romper amarras con su principal aliado comercial y político, y podría hacerlo con su integridad territorial en cuestión, si el gobierno escocés reclama inmediatamente otro referéndum de independencia. Casi nueve meses después de que los británicos decidieran abandonar la UE en el referéndum del 23 de junio, hartos de la inmigración -según la lectura que hizo el gobierno-, el Parlamento se apresta a dar permiso para empezar el divorcio con la aprobación, en las próximas 24 horas, de la ley de ruptura. Si no hay sorpresas, la Cámara de los Comunes debatirá y aprobará el proyecto de ley, que luego volverá a la Cámara de los Lores para su lectura y votación final, todo ello este lunes. Inmediatamente después, Isabel II hará el resto dando el consentimiento real y convirtiéndolo así en ley. El mismo martes, May podría enviar la carta a Bruselas invocando el Artículo 50 del Tratado europeo de Lisboa, que da inicio a dos años de negociaciones para acordar los términos de ruptura. “Lo que pasa luego es bastante simple”, explicó a la BBC David Davis, el ministro a cargo del Brexit. “La carta va al Consejo Europeo”, la institución que reúne a los jefes de Estado y de gobierno, “y el Consejo tiene que decidir las directrices” de las negociaciones. La UE aseguró que presentará su primer plan para las negociaciones en un plazo máximo de 48 horas tras recibir la notificación de salida de Londres, y que finalizará su estrategia en una cumbre el 6 de abril. Luego, dos años de negociaciones. Según un informe interno del gobierno español, revelado por el diario El País, Madrid considera que el elemento “más relevante” de las mismas es “el mantenimiento de la libre circulación de trabajadores”. España alberga la mayor comunidad británica dentro de Europa, con unas estimaciones no oficiales que hablan de entre 800.000 y un millón de británicos instalados en el país. Según cifras del informe, oficialmente hay 286 000 británicos en España. Inversamente, hay más de 102 000 españoles en edad laboral en el Reino Unido. El informe cifra entre dos y cuatro décimas de crecimiento del PIB el impacto del Brexit sobre la economía española, es decir entre 2 000 y 4 000 millones de euros, según El País, que no precisa la duración prevista de ese efecto. El descontento escocés La única incógnita de estas últimas horas en Londres es si la Cámara de los Comunes mantendrá las dos enmiendas que los Lores adosaron a la ley, protegiendo los derechos de los europeos y reclamando que el Parlamento pueda pronunciarse sobre el acuerdo de divorcio. Para ello, un grupo de diputados proeuropeos tendría que rebelarse contra el gobierno y sumarse a la oposición, porque los conservadores disfrutan de una mayoría absoluta de 5 escaños (330 de 650) en la cámara baja. La aprobación de las enmiendas obligaría al gobierno a cambiar de estrategia y abriría un cruce de reproches entre los conservadores, pero no afectaría a lo esencial: la salida empezará pronto. El gobierno pedirá a los diputados que no manoseen la ley y la dejen sin enmiendas, “para que podamos empezar a construir un Reino Unido volcado hacia el mundo y una nueva alianza fuerte con la UE”, dijo Davis en su entrevista. Pero tan pronto llegue ese momento, Londres podría encontrarse sobre la mesa con una demanda de Edimburgo para celebrar un nuevo referéndum de independencia. La líder del Partido Nacional Escocés (SNP) y jefa del gobierno regional, Nicola Sturgeon, dijo el jueves que el referéndum podría celebrarse a finales de 2018 e insistió en que Escocia, cuyos habitantes votaron abrumadoramente a favor de seguir en la UE, no tiene porqué verse abocada a su salida. Escocia ya celebró un referéndum de independencia en setiembre de 2014, en el que el 55% de los electores optó por la permanencia y el 45% por la secesión.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:  http://www.elcomercio.com/actualidad/inicio-ruptura-britanica-unioneuropea-brexit.html